Ya vienen

Salen de la espesura, madre,
vienen cruzando el bosque;
los que cayeron clamando un nombre,
a los que les explotó el pecho.

Y nosotras,
las que estamos rotas,
las que aún mantenemos juntos
huesos y carne
con cantos y rabia…

Y nosotras, madre,
salimos al encuentro,
con la frente alta,
con huellas de botas sobre la espalda.

Ellos vienen,
hambrientos y desgarrados,
buscando huesos aún por romper,
carne aún por devorar.

No hay agua en el río, madre,
sólo frío y restos de ceniza.
¿De qué sirve el puente ahora?
Cuando los lobos saltan desde el cielo,
cuando los buitres agonizan a nuestros pies.

Oigo el rumor de pisadas, madre,
vienen cruzando el bosque.
Y nosotras, las que nos negamos a arder,
las que nos negamos a que la carne
se despegue de los huesos…

Y nosotras aguardamos en silencio,
en el silencio de los pájaros cantores,
de las gargantas calientes,
de los corazones que atruenan.

Vienen por el bosque, madre,
ya es la hora.
Vienen por el bosque
y nosotras les aguardamos.

Foto de Erika Cristina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .