El espantapájaros

Nunca antes habíamos tenido un espantapájaros en el huerto. Este lo pusieron de madrugada, mientras yo aún dormía. Ahí está plantado, mirando hacia la casa con su sonrisa torcida y rota. No espanta a los pájaros, me dice abuela, sino a los malos espíritus. Yo me siento junto a la ventana y lo observo. Por las noches, sus ojos parecen encenderse y acechar. Espanta a los demonios, dice abuela. Así que paso las horas allí, sentada junto a la ventana, mientras él sigue vigilando la puerta de la casa, impidiéndonos salir.

Imagen de David Gomes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .